martes, 27 de mayo de 2008

TU QUOQUE

Pocas veces me había resultado tan elocuente la portada del panfleto Público. Siempre es así de chillona, o más; pero, sinceramente, creo que hoy ha dado en el clavo, haciéndonos recordar la caída de Julio César por "el bien de Roma y los Romanos"La verdad es que no me sorprende en absoluto la conducta de Elorriaga, indeseable e inoportuno político que ya se encargó de dinamitar él solito las elecciones del 9 de marzo, proclamando que el PP prefería a los indecisos, a los que no votaban. Desde luego, no se puede decir que fueran unas declaraciones muy afortunadas cuando la diferencia de intención de voto rondaba el 2 % a favor del PSOE. Su ingente inteligencia política, además, le llevó decir todas estos sinsentidos en el Financial Times, que no es precisamente una gaceta de barrio. Desde entonces, no entiendo cómo este señor se ha podido mantener durante tanto tiempo en la cúpula del PP.


Hoy representa a Bruto (en todos los sentidos de la palabra), el fiel discípulo, protegido y amigo de Julio César que acabó asesinándole aunque luego se desdijera y traicionara a los propios traidores... No vamos a entrar en teorías conspiratorias, pero no puedo acabar de decidirme entre varias opciones:

1. Elorriaga ya sabía que quería decapitar a Rajoy y por eso le terminó de arruinar la campaña electoral en marzo, haciendo gala de sus profundos conocimientos de estrategia.
2. Se ha sumado a los conspiradores del patriciado. Como ellos, va por la espalda, de manera independiente y rastreramente, pero sin acabar de proponer nada: ni un programa ni un candidato. Los hay, incluso, que se borran del partido cuando no se hacen las cosas como ellos quieren. No encuentro mejor ejemplo de la "crítica destructiva" o de la "irresponsabilidad política".
3. Es el gran tapado, el sucesor de la generación de Aznar, como él mismo indica. Todo será por sus "méritos" dentro del partido, del Gobierno, o simplemente su pedigrí.
En mi opinión, gente así, con un afán de protagonismo desmesurado son quienes sobran en un PP que atraviesa sus peroes momentos gracias a una "oposición" que tira la piedra y esconde la mano, que amaga pero no da, que critica, insulta y veta sin proponer, actuar o mejorar ninguna de las situaciones.
Se podrá estar más de acuerdo o menos con las tesis reformistas o centristas de Rajoy y su equipo, pero es innegable que en este partido unos están trabajando y otros sólo dando voces y destruyendo.

3 comentarios:

Ramón_Lozano dijo...

Efectivamente lo de Elorriaga es digno de estudio y no sé cuál será la teoría más acertada. Y en cuanto a esos que se marchan en cuanto algo no se hace como ellos quieren dice bastante de ellos, porque conozco mucha gente que está en desacuerdo con quienes mandan y entonces dejan de participar pero se mantienen, al menos durante un tiempo, como afiliados.

Andrés dijo...

Yo estoy de acuerdo contigo; realmente se verá en el Congreso de Junio si tanto bombo y platillo a valido para algo. Si no es para replanterse que puñeta de partido es este.

Saludos

(Tienes un meme en mi blog por si deseas hacerlo)

José Antonio Gutiérez dijo...

Muy bueno el paralelismo con uno de los grandes sucesos de la Historia con mayúsculas.
Hoy, de momento y por ser mi primer comentario, no voy a opinar (en un futuro seguro que lo hago) y me voy a limitar a dejar enlazada esta obra de arte del Cine (también con mayúsculas):
Julius Caesar-http://www.imdb.com/title/tt0045943/