sábado, 4 de octubre de 2008

GOD BLESS AMERICA

Como rezó el poeta, una bendición es lo que necesitan los EEUU para salir adelante con su 44º presidente, el que habrá de ser elegido de las elecciones de noviembre. De manera segura, asistimos al duelo electoral más flojo de la historia reciente americana y, en un momento tan delicado como éste -crisis, amenazas rusas, islamistas, la ONU metida hasta las orejas en mil guerras...-, lo ideal sería que entre alguna de las dos candidaturas, demócrata o republicana pudiéramos entrever, salvando las evidentes distancias, un Churchill, un De Gaulle, o, al menos, las suelas de sus zapatos. Nada más lejos de lo que ocurre.

Ocurre en realidad que, frente a un joven mulato, de brillante paso por Harvard y un verbo, dicen, excepcional, encontramos a un anciano anglosajón que pasó seis años de tortura en una terrible cárcel de Vietnam (1967-1973) y después se pasó a la política para acumular una experiencia de casi 20 años. Los méritos de cada uno para ser presidente de la todavía nación más poderosa del mundo, en mi opinión, ni han sido constatados ni aclarados por nadie. Esta claro que uno va de rojo y otro de azul (en el sentido más "yanqui" de los términos), pero no recuerdo otra ocasión en que se tuvieran que decir menos cosas el uno al otro.

El tema de la seguridad exterior, quizá donde encontremos la diferencia clave, estriba en que uno de ellos,McCain, va a intentar detener sin dudar los programas nucleares de Irán, mientras que el otro, Obama, parece que se lo va a pensar un poquito más, pero no dudará en proteger los intereses e ideales del pueblo americano.

Quizá podamos recordar que el último "duelo en la cumbre", un desconocido Kerry, fente a un célebre Bush tuvo casi los mismos ingredientes. Sin embargo, aquí existía el aliciente republicano de querer terminar el trabajo empezado anteriormente. Una diminuta diferencia, pero suficiente como para desequilibrar la balanza. En el resultado de todo aquello no entraremos, que bastante espinoso ha sido, acabando con el presidente más impopular de la historia de la nación.
De este modo, y sin querer influir en la opinión americana como haría Pepiño Blanco (...), invito a que, mientras no demuestren más que: 1, Obama hace algo más que montar espectáculos, hablar bien y ser de una determinada raza o 2, McCain demuestre algo más que haber sido capaz de aguantar cinco años de tortura o de haber vivido 20 años del Congreso, no se les tome muy en serio a pesar del cargo tan importante que va a desempeñar uno de los dos, por descuidado que uno pueda parecer.

Todo apunta a que en un plazo no muy largo, los EEUU no ostenten la aplastante hegemonía de los últimos tiempos, que haya otro u otros dos países que le podrán discutir las cosas. Frente a China y Rusia, por ejemplo, deberíamos tener claro que es EEUU quien va a defender los intereses históricos de Europa (los nuestros), por esto estamos tan atentos a lo que ocurra al otro lado del Atlántico, y también por esto, por comprobar decepcionados las cualidades del futuro "Líder del Mundo Libre", no nos queda mucho más que entonar el God bless America y que Dios nos coja "confesaos".

8 comentarios:

Martha Colmenares dijo...

Según expresas, que Dios nos coja "confesaos".
Está resultado más que peligroso, ya veremos... pero todo parece indicar que la crónica estaba anunciada.
Un abrazo, Martha

Mónica dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Ramón_Lozano dijo...

Nunca lo había pensado pero puedes tener razón y que sea EEUU quienes defiendan la Europa que conocemos y el mercado libre. Cierto que China y Rusia serán quienes peleen por ser la nación más poderosa del mundo y, a pesar de los valores típicamente americanos, sean ellos (los americanos) quienes defiendan nuestro punto de vista europeo.

Alí Reyes H. dijo...

Creo que la falta del concurso de Hillary en la campaña de Obama está debilitando sus números, a pesar del repunte reciente, pero no por lo acertado, sino por la crisis financiera

tricesimus dijo...

Eso pienso yo, Alí. No me fiaba un pelo de la Clinton pero, visto lo visto, seguro que hubiera sido una candidata muy superior a McCain y Obama, aunque sólo fuera por oficio.

__ markuko __ dijo...

La paradoja de todo esto es que gane quien gane, en el fondo todo seguirá siendo lo mismo. (Quizás no en las formas). Con motivo de las elecciones USA, no dejeis de ver el documental "Hacing Democracy". Versa sobre el tema de las elecciones en EEUU. Se encuentra facil en emule o Google video.
Saludos.

tricesimus dijo...

Esa será la doferencia, como en las elecciones: la forma. Gracias Markuko, estoy empezando a aficionarme a eso de la infirmación alternativa. un saludo...

JR dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.