domingo, 13 de abril de 2008

EL SENTIDO DE TVE1

Lógico y normal es que en 1957, el Gobierno de España -por aquel entonces una dictadura militar que habría de permancer otros veinte años más- decidiera promover la creación de Televisión Española: un solo canal de los gobernantes para entretener, culturizar y adoctrinar a los gobernados, gracias a ese invento inglés que dio en llamarse televisión.



En el año 2008, la televisión pública o, mejor expresado, la primera, ha perdido del todo su razón de ser. La oferta televisiva para culturizar, entretener e incluso adoctrinar es muy amplia, prácticamente infinita, ya sea gratuita, de pago o mismamente concertada, analógica o digital, en francés inglés, catalán o chino -por poner un ejemplo que nadie se ofenda-.

La primera de televisión es una copia fea -igual de fea, se entiende- que cualquier cadena privada de ámbito nacional, con la misma basura, las mismas toneladas de anuncios y los telediarios apuntando hacia donde sople el viento. La única diferencia es que ésta la pagamos nosotros. Hubo un tiempo en que fue subvencionada por cajas de ahorros, pero avalada y respaldada por el Estado, o sea, por nosotros. Siempre nosotros...

¿Tenemos también nosotros que tragarnos veinte minutos de anuncios por cada media hora de película?¿Tenemos que seguir soportando programas del tipo "mira quién baila"?¿Y los infinitos culebrones venezolanos que implantaron la siesta en nuestro país?¿y el Grand Prix, cuyos vídeos utilizan en Australia para hacer lo que hacen en cuatro con Humor Amarillo?

La 2, en su humilde camino y oficio de cadena pública, pasa por encima de cualquier actividad comercial. Le podrán o no gustar a uno "Muchachada Nui", los míticos documentales o "La Mandrágora", y seguro que son los programas menos vistos de la televisión, pero tienen la misión de entretener, culturizar e informar al público, un verdadero servicio social. Y creo que es para eso para lo que se pagan los impuestos, no para hacer negocios.

Mientras en este país siga existiendo el chollo de las cadenas privadas gratuitas, tve1 no pinta nada en este panorama, máxime cuando tenemos a la vuelta de la esquina la implantación definitiva de TDT (parrilla de al menos treinta canales privados en emisón en abierto 24 horas. ¿Por qué tenemos que seguir pagando para tener programaciones malas, burdas y aburridas que podemos ver, sin que nos cueste un céntimo, con sólo cambiar de canal? Por mí, que la quiten, si al final lo más social que han hecho ha sido colarnos a Chikilicuatre...

2 comentarios:

dela dijo...

Desgraciadamente (y lo digo con el significado que tienela palabra, el del diccionario,y no con el de "desgraciadamente" que se pueda malinterpretar) a la gente le gustan esos programas, (y confieso haber visto telenovelas...), porque entretienen, que sean de baja calidad intelectual no lo discuto, pero entretienen a mucha gente. Y es una pena que programas más iteresantes se queden reducidos a franjas horarias imposibles donde conseguir mantener los ojos abiertos es una proeza ,aunque menos mal, con menos tiempo de anuncios (sólo faltaba...)
Un saludo!

tricesimus dijo...

Lo que lamento, dela, no es que en la TVE1 no haya programación cultural. por supuesto que es necesario el entretenimiento. Y lo que me revienta es que tenga que pagar impuestos para que me den una programación malísima que puedo ver en telecinco o a3 sin pagar ni un céntimo. Gracias chud...